¡¡Música, música, música!!

La semana pasada vino a mi clase un niño nuevo. Ya os he contado otras veces que me encantan los niños nuevos porque son como libros en blanco para llenar de música. Siempre suponen un reto porque van a pasar de no tener ningún conocimiento a poder tocar gracias a mi intervención. En estos casos no es posible fallar. Este alumno tiene además la particularidad de que es muy rápido aprendiendo en todas las materias. Y me hizo pensar en todos los niños que se aburren en los coles.

Todos sabemos en mayor o menos medida cómo está la educación hoy. Con niveles bajísimos para no dejar a niños descolgados, otros más brillantes se aburren en las aulas. Además no se les está enseñando la necesidad de esforzarse para lograr objetivos que no estén fácilmente al alcance de su mano. Continuamente me encuentro en clase con chicos que «no pueden» hacer algo, o peor, que como no saben no piensan ni intentarlo. Hay que emplearse a fondo para que entiendan que sí pueden, y que aunque ahora no lo sepan con un poco de esfuerzo lo aprenderán.

¿Cómo puede la música en general, o aprender un instrumento en particular, ayudar a los chicos en su desarrollo personal?

Pues lo primero que van a aprender es que sin esfuerzo ni constancia no se alcanzan los objetivos. Quizá en el colegio sin estas cualidades puedan sacar el curso sin problema, pero a lo largo de su vida haberlas adquirido les facilitará alcanzar sus metas (carreras universitarias, oposiciones, entrega de proyectos…). Y os aseguro que los estudiantes de música, otra cosa no seremos, pero constantes y disciplinados sí que somos.

Además aprenderán a ser responsables de su instrumento.Tendrán que transportarlo, cuidarlo y no olvidarlo cuando paren a merendar antes de ir a clase.

Y, por supuesto, aprenderán a trabajar en equipo cuando comiencen a tocar con sus compañeros en las clases colectivas y las formaciones camerísticas y orquestales.

Esto sin contar con las innumerables ventajas que estudiar música tiene, como prevención de enfermedades mentales, desarrollo de la motricidad fina, facilidad para entender otras materias como las matemáticas… hay miles de artículos al respecto, si os interesa otro día os hablo de esto.

Escríbeme en los comentarios, a micorcheachiquitita@gmail.com o en el formulario de contacto.

0 comentarios en «¡¡Música, música, música!!»

  1. Disfruto leyendo tus comentarios, a parte de lo buena que eres como músico me encanta tu madurez como docente y como ya te conozco desde que naciste se lo buena persona que eres

    Responder
  2. Me parece que tienes toda toda la razón. Se nota que conoces la situación y la docencia, vamos… que transmites vocación y profesionalidad. Mi más sincera enhorabuena por tu blog.
    Pd: Me he tomado la libertad de compartir tu artículo con mis contactos, espero que no te importe.

    Responder
Deja un comentario